Error de identidad. Capítulo 2

June 23, 2017

Durante el recorrido nadie habló con ella, tan solo sintió las miradas de las personas que la observaban cuando paraban en algún semáforo. Algo había sucedido en el interior del museo y a ella le habían confundido pero, ¿cómo lo explicaría?¿a quién podría llamar para que la ayudara?

 

Llegaron a un edificio blanco y azul, de reciente construcción, en lo que parecía un barrio nuevo residencial, nunca había estado allí. Llevaba poco tiempo en la ciudad y conocía sólo la empresa donde daba clases en español, la calle donde vivía y el centro de la ciudad, donde estaba ubicado el museo del que acababa de salir con la policía. En las dos semanas que llevaba en Lafourt, no había tenido tiempo  de aprender prácticamente nada de francés.

Desde el coche la condujeron hasta una habitación grande, donde estaban todos los esposados traídos desde el museo, no les dejaban hablar entre ellos, había tres policías vigilando. No habían pasado ni cinco minutos cuando entró un hombre que no llevaba uniforme de policía, pero que de su chaqueta colgaba una chapa con su nombre y puesto, se fijó que estaba escrito: Thomas Lebró, inspector de policía. Dicha persona dio órdenes a los policías para que fueran introduciendo a los sospechosos en la sala de interrogatorios de uno en uno. Antes de entrar, les miró a todos, les contó y detuvo su mirada en ella más tiempo que en los demás, imagino que por el hecho de ser ella mujer y no estar vestida como vigilante del museo. 

 

Sacó su diccionario de español-francés para intentar memorizar aquellas palabras que pudieran ayudarla en lo que ella supuso sería un interrogatorio.

 

Mientras esperaban los esposados le miraban sorprendidos, tanto ellos como ella sabían que no se conocían. Los interrogatorios se iban sucediendo uno detrás de otro, empleaban casi media hora con cada uno de ellos, eso significaba que previsiblemente, según el orden de entrada y su colocación en las sillas, ella sería la última, no le tocaría hasta pasadas cuatro horas y media, es decir las doce de la noche. Desgraciadamente pasadas dos horas hicieron una parada para poder ir a cenar y no volvieron hasta las diez. En ese intervalo le dieron un sándwich y una botella de agua.

 

Cada vez que entraba un acusado ya no salía, ella supuso que les llevaban a las celdas por otro lado. Por fin fue su turno y pasó a la sala. Había allí dos personas, una sentada a la mesa, con unos formularios delante y el inspector llamado Thomas de pie, él era el encargado de llevar a cabo el interrogatorio. Parecían ambos cansados y con ganas de terminar.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Ushuaia. Capítulo 1

January 3, 2019

1/2
Please reload

Entradas recientes

January 3, 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2017 by Ascensión Ruiz - Redactora de blogs

  • w-facebook
  • Twitter Clean